Home Noticias Destino del dólar en 2016 será seguir subiendo de precio

portafolio.co / 27-11-2015

En el foro organizado por Anif y Fedesarrollo, algunos los analistas se atrevieron a señalar que la tasa de cambio se ubicará en un rango entre 3.200 y 3.400 pesos el año entrante.

La pregunta más recurrente en los foros en los que participan alistas económicos es ¿para dónde va el dólar?

Por lo general, los expertos en el tema no se comprometen a señalar cifras. Sin embargo, en el foro organizado por Anif y Fedesarrollo realizado este miércoles en el Salón Rojo del Hotel Tequendama, en Bogotá, algunos los analistas se atrevieron a señalar que la tasa de cambio seguirá subiendo el año entrante, y se ubicará en un rango entre 3.200 y 3.400 pesos.

En concepto de los participantes en el panel sobre ‘Incertidumbre internacional y mercados financieros’, el país sigue expuesto a una serie de factores externos que indican que la tasa de cambio, aunque seguirá siendo muy volátil, se ubicará por encima de los 3.000 pesos, y la mayoría le apuesta a una cifra promedio que supera los 3.200 pesos.

Hernán Alzate, vicepresidente de Tesorería de Bancolombia dice que las proyecciones hechas por esa entidad indican que la tasa de equilibrio real del 2016 estará en 3.200, pero que se moverá entre ese valor y los 3.400 pesos.

Por su parte Germán Salazar, vicepresidente Internacional y de Tesorería del Banco de Bogotá, estima que el precio del dólar del año entrante estará por encima del promedio registrado en el 2015, al tiempo que seguirá enfrentando movimientos bruscos, lo que incrementa la incertidumbre.

Sergio Clavijo, presidente del centro de estudios Anif, elogió la decisión del Banco de la República de diseñar un mecanismo para intervenir el mercado del dólar e indicó que esta fue muy acertada. Sin embargo, cree que la medida debido ser adoptada antes, aunque considera que la gran limitante de las intervenciones en el mercado cambiario es que el país no tiene un volumen muy alto de reservas, que le permita ser más agresivo en la intervención. “Lo que sí nos habría gustado es que el Gobierno y Ecopetrol hubieran anunciado la monetización de parte de los recursos que la compañía recibe del exterior, para corregir en parte el exceso de devaluación”.

En concepto de Clavijo, la tabla salvadora tiene que ver con flotación cambiaria, el aumento de las exportaciones y el sacrificio del crecimiento.

Sin embargo, expresó su preocupación porque las exportaciones tradicionales no solamente siguen sin reaccionar sino que están el descenso. Indicó que ha habido una contracción del 10% de las exportaciones no tradicionales, en dólares, en tanto que el total de las ventas externas registra una reducción del 35% este año, debido principalmente a la caída de los precios del petróleo y los productos mineros.

“La buena noticia es que la tasa de cambio ha sobrecorregido el desalineamiento cambiario, pero al llegar a 40% en términos reales, esto se ajustará vía mayor inflación”.

MÁS PREOCUPACIONES

La volatilidad en el comportamiento de varios de los principales indicadores de la economía colombiana, propiciada por factores externos, tiene preocupados a los analistas económicos.

Esa fue otra de las conclusiones del foro organizado por los centros de estudios Anif y Fedesarrollo, con el objetivo de resolver el interrogante sobre cuánto tiempo más permanecerá el país en periodo de desaceleración.

El presidente de Anif, Sergio Clavijo, dijo que la lista de riesgos es cada vez más extensa, y alertó sobre el hecho de que el impacto de la inversión en las vías de cuarta generación, no comenzará a sentirse en los próximos dos años, sino en el 2018.

Sin embargo, el Ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas ve con esperanza el aporte del sector de la construcción a la economía, y en especial el inicio de las obras de las vías de cuarta generación, aunque admitió que el actual nivel de inversión pública en este rubro no es sostenible, por lo que se aspira, en dos o tres años, a apuntalar la economía con una mejor dinámica de la producción industrial, la actividad agropecuaria y el turismo.

“Por eso cuando me preguntan cómo se comportará la economía en el 2016, yo dijo que la veo marginalmente mejor que en el 2015, pues pensamos que el PIB de este año crecerá 3,3% y el entrante 3,5%”. El Ministro dijo que el tono adecuado para describir lo que será la economía en el 2016, es referirse a la existencia de una serie de factores externos que se asoman y que impactan el desempeño de los principales indicadores.

PETRÓLEO: A MANTENER LA PRODUCCIÓN

Clavijo también sostiene que no está claro el futuro en cuento a los ingresos petroleros, ya que las cifras indican que para mantener la producción de un millón de barriles diarios de crudo se requiere perforar al menos 200 pozos anuales, en tanto que en el 2015 la meta es de 91 y todo indica que apenas se llegará a 40. En su opinión, el país enfrenta un doble desa- fío para los próximos años: uno de reactivar la producción industrial y agropecuaria, y mante- ner la producción petrolera en un millón de barriles diarios. Si no es así, en 6 años el país se volverá importador de petróleo. De otro lado, el director de Fe- desarrollo, Leonardo Villar, dijo que los su- puestos del Marco Fiscal de Mediano Plazo son muy optimistas, en tanto que el exgerente del Emisor, Miguel Urrutia, miembro de la misión de expertos tributarios crear una comisión de regulación del gasto.