Home Noticias El empuje de la industria decayó en marzo

Tomado de El Tiempo 16 de mayo de 2016

Tras repuntar en enero y febrero, en el tercer mes del año la producción industrial subió 1,4 %.

Si bien el primer trimestre del año marcó un buen comienzo para el sector industrial colombiano, como lo evidencian las cifras del Dane, según las cuales la producción manufacturera subió 5,7 por ciento, y la encuesta de Opinión Empresarial Conjunta (Eoic) de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi) mostró un avance del 6,1 por ciento, en el tercer mes del año se evidenció una notable pérdida de ritmo.

De acuerdo con el Dane, tras mostrar crecimientos del 7,9 por ciento en enero y del 8,3 por ciento en febrero, a los cuales contribuyó la puesta en marca de la Refinería de Cartagena (Reficar), en marzo el crecimiento de la industria bajó al 1,4 por ciento, pese a que al aporte del sector de refinación al indicador.

El fuerte desaceleración en el ritmo de la producción coincidió con la marcada reducción que tuvo el consumo de energía durante marzo, cuando el Gobierno tuvo que apelar a un fuerte programa de ahorro con el fin de evitar un racionamiento programado de energía. La menor producción industrial también coincidió con la Semana Santa, a finales de marzo.

De acuerdo con la firma XM, que opera el mercado eléctrico del país, en marzo la demanda de energía subió solo 1,1 por ciento, mientras que doce meses atrás lo hizo en 3,9 por ciento, y en enero y febrero superó el 4 por ciento.

La tendencia en el ahorro de luz se siguió notando en abril, cuando según XM, el consumo de electricidad 1,3 por ciento.

La encuesta de los empresarios

Según lo registrado en la Eoic, la producción del sector aumentó 6,1 por ciento, las ventas totales se incrementaron 5 por ciento y, dentro de estas, las ventas hacia el mercado interno crecieron 6,4 por ciento.

La Andi anota que dichos resultados se vieron fuertemente motivados por la entrada en operación de la Refinería de Cartagena (Reficar). Pero excluyendo al subsector de refinación, los crecimientos de la industria son de 3,2 por ciento en producción, 1,2 por ciento las ventas y 2 por ciento las ventas al mercado interno.

A nivel sectorial, los resultados son dispares. Si bien los sectores de refinación, bebidas y sustancias y productos químicos básicos presentaron los avances más destacados, el sector automotor y las básicas de hierro y acero son las de mayores descensos.

Los dolores de cabeza

Para los industriales consultados, la tasa de cambio, el costo de materias primas e insumos, la falta de demanda, la alta competencia, el contrabando, la falta de infraestructura y los costos logísticos y la rentabilidad es lo que más preocupa al gremio.

La Andi también anota que lo que nubla el panorama del gremio son indicadores que continúan por debajo de los promedios históricos: al cierre del primer trimestre, las exportaciones totales cayeron 31,8 por ciento y dentro de estas las del sector industrial disminuyeron 13,9 por ciento.

“En una perspectiva amplia, la industria se ha rezagado frente a otros sectores y las exportaciones no repuntan”, concluye el gremio.

Percepciones

Con respecto a los indicadores de clima de negocios, en marzo el 72,3 por ciento de los encuestados consideró la situación actual de su empresa como buena, nivel superior al 67 por ciento observado en igual mes del 2015.

En cuanto a las expectativas sobre el inmediato futuro, el panorama es positivo y así lo refleja el indicador de expectativas. El porcentaje de empresarios que considera que en los próximos meses la situación de la empresa va a mejorar, aumentó de 35,1por ciento en enero a 43,1 por ciento en marzo de 2016.

En línea con las buenas noticias, la encuesta también revela que cada vez hay más empresarios con proyectos de inversión productiva, los cuales prevén para este año.

Los resultados indican que el 50,8 por ciento contempla esta posibilidad, mientras que el 42,9 por ciento no llevará a cabo ningún proyecto y el 6,3 por ciento de ellos piensa aplazarlos.

Al comparar estas cifras con las del mismo mes del 2015, se observa un leve aumento en el porcentaje de empresarios que invertirán, en tanto que el porcentaje de industriales que no desarrollará proyectos de inversión se redujo con respecto los resultados de hace un año.

Las empresas que planean invertir están enfocadas en proyectos que impulsan la productividad y la competitividad mediante cambios tecnológicos como la automatización o modernización del capital físico y de sus procesos de producción (64,4 por ciento), la ampliación de la capacidad de almacenaje producción de la planta (34,5por ciento), y la inversión en innovación y desarrollo con el propósito de lograr mayor eficiencia en los procesos productivos y el desarrollo nuevos productos (31 por ciento); le siguen la compra, reposición y reparación de maquinaria y equipos (29,9 por ciento).

Sin embargo, cerca de una cuarta parte de las empresas con proyectos de inversión aseguran tener problemas financieros como falta de liquidez, seguido de dificultades relacionadas con la tasa de cambio variable que incide en los precios de importación de maquinaria, equipos y materiales.

Esta cifra se enfrenta con el 21,3 por ciento de los empresarios que dicen no tener ninguna problemática con el desarrollo del proyecto de inversión.

Los problemas del mercado también son foco de preocupación, debido a la inestabilidad, incertidumbre y falta de demanda.

Los encuestados añaden que existen dificultades con las tasas de interés y en general con los altos costos financieros.

Las empresas que no planean invertir, por su parte, encuentran las mayores dificultades también en temas financieros, de mercado y de tasa de cambio.