Home Publicaciones LA COMPETITIVIDAD NO NACE CON LOS PAÍSES, SE CONSTRUYE

Esta es la conclusión del documento: La competitividad y el aparato productivo colombiano, publicado por el Grupo Proindustria y elaborado por el profesor Mario Valencia y la economista Ángela Vargas.

Según el documento, el país no tiene la capacidad de competir exitosamente en un escenario global y los resultados lo prueban. El déficit en la cuenta corriente es el más alto en la historia del país y sigue aumentando. Las causas son conocidas: Colombia decidió apostarle a la inserción en los mercados mundiales, pero abandonó las políticas dirigidas a estimular y promover a sectores productivos en la agricultura y la industria, por lo tanto la oferta exportable no se diversificó.

En consecuencia, según Valencia, coautor del estudio, “la tan anhelada globalización fracasó, porque hoy el país solo participa con el 0,29% del comercio mundial. Mientras tanto, los 10 países más ricos del planeta concentran el 65% de la producción total y el 50% del comercio, que en su mayoría –además- corresponde a cadenas de valor intra-firmas”. Para la misma Organización Mundial del Comercio, esto se debe a que existen “desequilibrios estructurales de la economía mundial”, por lo que países como Colombia no ganan en el comercio y pierden en la producción.

Guillermo Rodríguez, vocero del Grupo Proindustria, llama la atención sobre cómo el país está notoriamente rezagado con relación a las economías más competitivas del mundo, incluso con competidores locales. “A Chile solo le ganamos en 4 de 39 elementos de competitividad, a Corea solo en 5; en infraestructura nos gana Ecuador, El Salvador, Bolivia y Perú. En carreteras estamos en el puesto 126 entre 144 países. Hay empresarios muy emprendedores en Colombia, pero si el Estado no crea condiciones óptimas para impulsar el desempeño económico, es imposible enfrentarse a la globalización”, concluye Rodríguez.

El estudio señala que no hay una discusión seria en contra de la importancia del comercio, pero sí sobre la importancia de la producción. Para los autores el comercio no es una idea abstracta, sino un mecanismo cierto de materialización de riqueza, pero para acceder a dicha riqueza, las mercancías que se comercian primero deben fabricarse. En este sentido, la mejor defensa del comercio es el impulso a la producción.

Para el Grupo Proindustria, mientras se siga avanzando en la política de eliminar barreras comerciales sin fortalecer a la agricultura y a la industria, no hay un camino distinto al de la crisis. La economía nacional depende cada vez más de las importaciones de bienes que antes se elaboraban con producción y trabajo colombiano.  Finalmente, plantean que alcanzar mayor competitividad será el resultado de la construcción colectiva entre gobierno, empresarios, instituciones y ciudadanos, e invitan a un debate a fondo sobre este tema.

El documento completo puede ser leído en este link:

http://grupoproindustria.org/la-competitividad-y-el-aparato-productivo-colombiano/

 

Karen Reyes, asistente de comunicaciones de Cedetrabajo

Celular: 300 265 7033

Mail: prensa@cedetrabajo.org