Home Noticias ¿Por qué las exportaciones del país no se recuperan?

EL TIEMPO 4 de noviembre de 2015
Precio del petróleo y baja en ventas manufactureras y agropecuarias, entre las razones

La tendencia descendente de las exportaciones colombianas continuó en septiembre, y no solo impulsada por la crisis que han generado los bajos precios internacionales del petróleo, sino también por una baja en las ventas manufactureras y agropecuarias.

Según el Dane, las ventas externas del país durante septiembre se redujeron en 43,4 por ciento, al ubicarse en 2.867 millones de dólares, frente a 5.069 millones en igual mes del año pasado.

Así, si bien las exportaciones de petróleo se contrajeron en un 60,3 por ciento interanual en valor, durante el noveno mes del año, al llegar a 1.034,4 millones de dólares, también descendieron las manufactureras, que cayeron en un 15,6 por ciento, impulsadas por la poca demanda externa de plásticos (-40,4 %), ferroníquel (-49,6 %) y vehículos de carretera (-52,8 %).

Inclusive, las exportaciones agropecuarias también hicieron su aporte para el descenso en el noveno mes del año.

Aunque la reducción fue más leve que en las industrias extractiva y manufacturera (0,8 %), contribuyeron al desplome la disminución en las exportaciones de artículos de confitería preparados con azúcar (-69,5 %), pescado congelado (excepto filetes y pescado picado) (-75,2 %) y otros azúcares de caña o de remolacha (-23,7 %).

Cabe destacar que la caída de las exportaciones en septiembre pasado superó la del mes anterior (agosto), cuando el valor de las ventas externas del país descendieron en un 41,6 por ciento.

Los que sacaron la cara

En contraste, el valor de las exportaciones de café se incrementó 15,7 por ciento interanual.

De acuerdo con el reporte del Dane, en los primeros nueve meses del año (acumulados) las exportaciones disminuyeron 34,9 por ciento con respecto al mismo periodo del 2014, al bajar de 42.930,6 millones de dólares FOB a 27.962,6 millones.

Esto obedeció principalmente a la caída en combustibles y productos de la industria extractiva en 47,1 por ciento, manufacturas en 8,7 y otros sectores 30,9 por ciento. Esta última se explicó por la reducción en las ventas de oro no monetario (-31,1 %).