Home Publicaciones Actualidad Industrial #4: Situación de la industria en Bogotá

LA INDUSTRIA EN BOGOTÁ EN EL ACTUAL GOBIERNO DISTRITAL

Presentación

La nueva administración distrital estableció el plan de desarrollo 2016 – 2020, en el que se da poca o nula importancia a la industria manufacturera. A pesar de que la industria bogotana es la más importante del país, en los últimos años el desempeño ha sido negativo, incluso por debajo de los resultados nacionales.

La importancia de la industria para la creación de riqueza y empleos de calidad es indiscutible. Es preocupante que el gobierno local no establezca políticas claras de estímulo e impulso de la actividad manufacturera, a pesar del evidente aporte positivo que realiza a la ciudad.

Es necesario que los gremios, las organizaciones de trabajadores, la academia e incluso organizaciones sociales persuadan a la actual alcaldía y a las autoridades del distrito para que implementen políticas públicas en beneficio de la industria manufacturera, como motor de crecimiento de la economía y fuente de recursos para atender las crecientes necesidades sociales de Bogotá.

En este documento se realizará un diagnóstico de la situación de la industria en la capital, con un breve análisis sobre lo contenido en el plan de desarrollo.

INDUSTRIA BOGOTANA: DEL PROGRESO AL DECLIVE

Diversos autores han mostrado que Colombia ha venido en un largo proceso de desindustrialización, especialmente a partir de la década de 1990, medible en la relación del valor agregado industrial y el PIB. Sumado a esto, la capacidad nacional de competencia es muy baja, porque el país adolece de la infraestructura, los bienes públicos y la innovación necesaria para enfrentarse a los mercados globales.

Este fenómeno se replica en todos los departamentos y ciudades del país que se han esforzado por impulsar su economía a través de la explotación de recursos de los cuales gozan. Dentro de las regiones se debe destacar la ciudad de Bogotá, que a pesar de ser el centro político y económico del país, la situación que atraviesa su industria manufacturera es sumamente grave si se compara con el desempeño del total nacional. En 2015 en Bogotá la industria decreció un 2,7%, mientras que en el país el sector creció un 1,2%. Similar comportamiento se evidencia desde 2012, como se muestra en la Gráfica 1

a7

Según los estudios realizados en el anteproyecto del Plan de Desarrollo del Gobierno Distrital1 , la productividad y competitividad está afectada por las brechas entre los sectores de la economía, principalmente entre tamaños empresariales, lo cual limita el acceso al financiamiento de las empresas generando altos costos financieros. Por otro lado está la precaria asistencia técnica para el pleno desarrollo de habilidades empresariales, altos índices de informalidad y brechas amplias en productividad con respecto a otras regiones de Colombia y el mundo.

En términos de valor agregado es posible ver la competitividad y la inversión de cada región en su industria. Bogotá entre 2006 y 2012, en promedio creció 0% en valor agregado de sus industrias manufactureras, mientras que en el mismo periodo Medellín lo hizo 15%.

El Índice Departamental de Competitividad (IDC)2 realizado por la Universidad del Rosario, señala que Bogotá se destaca por ser la región más competitiva del país con una calificación de 8,13 sobre 10, en 25 regiones evaluadas. Este índice evalúa los pilares evaluados por el Foro Económico Mundial como sofisticación e innovación, calidad en educación y salud, tamaño y eficiencia del mercado, entre otros.

a7

Contrario a los resultados obtenidos en el índice, Bogotá ha tenido un fuerte declive en la producción manufacturera a pesar de ser la zona más competitiva del país. Este declive se explica principalmente por la caída en el sector automotriz en 18,3% y del sector de fabricación de maquinaria y equipo (10,4%) en el año 2015. Estos dos sectores son los que tienen el mayor grado de sofisticación, sin embargo les va muy mal en su desempeño en la capital. Pero no son los únicos sectores que muestran resultados negativos en su producción: de los 14 sectores que evalúa la Muestra Trimestral Manufacturera, nueve de ellos tienen resultados negativos y más del 50% muestran fuertes caídas en su producción en comparación con el 2014, como se muestra en el Cuadro 2.

 

a7La información anterior se ve reflejada en el bajo dinamismo que han tenido varios de estos sectores en el PIB de Bogotá. Como se puede observar en el Cuadro 3, los sectores que tuvieron el más bajo desempeño en producción real, son los que crecieron menos entre 2014 y 2015. Lo anterior resulta preocupante, pues son los sectores que tienen la mayor participación sobre el PIB de la ciudad, es decir, son los que tienen la capacidad para jalonar el crecimiento de la ciudad pero el entorno en el que se encuentran resulta ser adverso para que gran parte de la industria pueda desarrollarse, aumentando su productividad y con ello ampliando su capacidad de generación de empleo.

a8

En contraste con otros sectores de la economía, la industria es la única actividad económica que ha decrecido en el PIB de Bogotá entre 2012 y 2015. Mientras la Industria cayó 6%, sectores como la construcción y el financiero crecieron 17% y 15,8% respectivamente, es decir que la industria es la única actividad económica que se está quedando rezagada en el crecimiento de la ciudad, durante los últimos años.

Otro de los sectores que se han destacado en los últimos años ha sido el de servicios, que durante 2015 creció un 4,2%3 , convirtiéndose en una de las principales actividades de la ciudad, pero esta actividad tiene que ir de la mano con la industria manufacturera. Al respecto, según The Economist “ambos sectores son interdependientes”; por ejemplo, “los computadores son inútiles sin el software, y es nulo el valor de un televisor sin programas” 4 . Lo mismo se puede decir en sentido contrario: para que un software funcione se debe fabricar el computador y para ver el programa se debe fabricar el televisor. De acuerdo a la publicación, lo importante es la creación de riqueza, que depende de la capacidad de innovación, adaptación y, se puede agregar, decisión estatal para apoyar y fortalecer a sectores de valor agregado claves.

EL PLAN DE DESARROLLO DEL GOBIERNO DE PEÑALOSA

A pesar del evidente deterioro de la industria de Bogotá y de la importancia para la economía, toda vez que representa el 21% de la industria nacional, el Plan Distrital de Desarrollo 2016-2020 no trae ninguna propuesta eficaz para este sector económico. Por el contrario, de la única industria que habla es de la creativa y cultural, que evidentemente no es industria. De la real, dice que provoca un impacto ambiental alto y que debe darse su conversión hacia fuentes amigables con el medio ambiente, sin soluciones concretas.

En efecto, el Plan únicamente establece que la competitividad de la Región se mejorará por medio del proyecto de transferencia del conocimiento y la consolidación del ecosistema de innovación, aumentando el porcentaje de empresas que implementan objetivos de innovación a 60%, además de fortalecer las mipymes a través del proyecto de consolidación del ecosistema del emprendimiento y mejoramiento de la productividad, de manera tal que se integren a las cadenas de valor y a los mercados.

La única propuesta para la industria manufacturera, se apoya en el artículo 99 de este plan, el cual establece que la Administración Distrital a través de la Secretaría Distrital de Desarrollo y del Instituto para la Economía Social (IPES), podrá desarrollar programas de otorgamiento de garantías, financiamiento mediante subsidios a la tasa de interés y/o la operación de líneas de crédito con el fin de mejorar la productividad y sostenibilidad de las micro, pequeñas y medianas empresas. Además del artículo 99, se encuentra el artículo 121 el cual pretende implementar una simplificación tributaria que reducirá los costos de cumplimiento implementando un Sistema Mixto de Declaración y Facturación para impuestos distritales de Predial, Vehículos y Pequeños contribuyentes del ICA, se propondrá una declaración anual para pequeños y medianos contribuyentes del impuesto de industria y comercio. Lo anterior se traduce en una reducción de costos de cumplimiento de aproximadamente 165.000 contribuyentes del impuesto de industria y comercio que aportan el 20% del recaudo.

Si bien el sector de los servicios es una actividad que en la actualidad ha dado buenos resultados en el crecimiento de diferentes economías, no se debe dejar de lado una actividad que tiene alta capacidad de generar empleo como es la industria. La industria manufacturera en Bogotá no sólo requiere apoyo financiero (acceso a crédito y reducción de costos tributarios), ni políticas que la lleven a ser más amigable con el medio ambiente. Es necesario que la actividad industrial sea bien respaldada por políticas que logren darle impulso en conjunto, para que al igual que las otras actividades económicas que se desarrollan en Bogotá, tenga un desempeño destacable.

Además, si Bogotá es el departamento más competitivo a nivel nacional, se debe aprovechar tal característica para incentivar la generación de alto valor agregado, que en últimas contribuye en gran medida al producto nacional y a la industria local llevando consigo crecimiento y desarrollo.

________________________________________

1 Alcaldía Mayor de Bogotá. Anteproyecto del Plan de Desarrollo. Bogotá mejor para todos 2016-2019. Recuperado de: http://aplicaciones.sdp.gov.co:7777/pdd/anteproyecto_plan_distrital_desarrollo_2016_2019.pdf

2 Índice que va entre 0 y 1; 0 representa menor competitividad y 1 mayor competitividad.

3 Nota: Se toma como servicios como los referentes a comercio, restaurantes y hotelería, transporte y comunicaciones, financieros y comunales. Departamento Administrativo Nacional de Planeación. PIB Trimestral Bogotá DC. Precios constantes serie desestacionalizada IV Trimestre 2015. Recuperado de: http://www.dane.gov.co/index.php/cuentaseconomicas/cuentas-departamentales/150-cuentas-nacionales/5341-pib-bta

4 The Economist. Manufacturing Employment, Industrial Metamorphosis. 29 de Septiembre de 2005. Recuperado de: http://www.economist.com/node/4462685

Download (PDF, Desconocido)