Home Noticias “TLC con Corea está diseñado para comprar no para vender”

“TLC con Corea está diseñado para comprar no para vender

Por:  Negocios Portafolio.co

Varios de los principales empresarios de la industria automotriz crearon el foro Proindustria para exponerle al país las razones por las cuales consideran que un TLC con Corea del Sur le haría daño a la economía colombiana.

Empresarios de la industria automotriz, trabajadores del sector y algunos sindicatos se agruparon en una organización que busca establecer un diálogo con el Gobierno y con los colombianos sobre la conveniencia del TLC con Corea del Sur. Guillermo Rodríguez, vocero de Proindustria, habló con Portafolio.

¿Por qué “no conviene” el TLC con Corea del Sur?

Al país no le conviene porque está diseñado para comprar, no es claro lo que Colombia le puede vender a Corea del Sur, fuera de productos que no requieren tratado como el petróleo y el carbón.

A los colombianos tampoco les conviene porque el documento desconoce las profundas asimetrías que existen entre nuestra economía y la coreana.

¿Será que lo que puede ofrecer Colombia a Corea del Sur justifica el deterioro que sufriría el sector industrial?

Creemos que esto sería cambiar lo actual por una quimera.

¿El TLC no representa carros más baratos?

Probablemente puedan conseguirse unos vehículos más económicos sin agregado nacional. Ahora bien, si esto es lo que se persigue como camino al desarrollo, pensamos que vamos mal. Nosotros lo que debemos promover es el desarrollo industrial, para no sólo abastecer el mercado local, sino lograr exportar a los mercados naturales; bienvenidos los que deseen establecer operaciones de producción.

¿Cuántos empleos están en juego con ese TLC?

Son cientos de miles de empleos que se perderán, debido a que este TLC agrede a todos los sectores de la manufactura. Esta situación, en un país con la segunda tasa de desempleo más alta del continente como lo acaba de mostrar la OIT, no puede considerarse como un buen negocio.

¿No le parece increíble que el 63 por ciento del empleo nacional sea por el rebusque?

¿Quiénes se unieron en contra del TLC con Corea?

A raíz de esta amenaza y con el ánimo de preservar el trabajo y las fuentes de empleo, se creó esta coalición sin precedentes en el país, a pesar de que pueden existir diferencias entre otros intereses de los trabajadores y los industriales; logramos unirnos porque lo que hay en juego es el futuro de empresas que hemos construido entre todos con mucho esfuerzo que, si desaparecen, lo harán junto con los empleos que generan.

Las conversaciones se dieron entre industriales y trabajadores, y luego se unieron varios políticos y congresistas de distintos partidos.

¿Les han compartido el texto del TLC con Corea?

La agenda y los términos de la negociación son confidenciales.

¿Qué le hace falta al país para este TLC?

En primer lugar, una política clara y estable de desarrollo industrial, tal como la que Corea le ha ofrecido a su industria durante las tres últimas décadas, iniciativa mediante la cual nos podamos insertar de manera gradual al mundo global.

Hay que tener en cuenta que en este momento nuestra competitividad está afectada por el medio donde se desarrolla la actividad.

La debilidad de nuestra infraestructura logística, las altas cargas impositivas, los fuertes costos financieros, las altas tasas de seguro y los costosos servicios, nos ubican muy lejos de la contraparte, en este caso Corea del Sur.

Y a todo lo anterior hay que sumarle los limitantes del sistema educativo requerido para enfrentarnos de manera equilibrada con ese mercado.

“Nos falta estar más preparados”

De acuerdo con Guillermo Rodríguez, vocero de Proindustria, el país no está preparado para ningún TLC en este momento.

“Hay muchos tratados entrando en vigencia y que se deben implementar adecuadamente. Colombia tendrá que hacer un gran esfuerzo para que al implementar estos TLC su impacto sea lo menos negativo posible para la economía”, afirma.

“Creemos que si se quiere seguir avanzando en la internacionalización, se debe primero cumplir con los tratados ya firmados, valorar el efecto de los mismos y establecer una agenda para el futuro que sea conveniente para el desarrollo de la nación, antes de firmar un TLC con Corea, que, a todas luces, es inconveniente”, dice el empresario.