(La República) “Colombia tiene unos aranceles que no significan una barrera de entrada importante”

Por Nathalia Morales Arévalo

Gustavo Lenis, presidente de Fabricato, habló sobre la importancia de que el Gobierno tome medidas de protección para el sector.

La industria textilera se ha resentido a raíz de la pandemia, una crisis que ha desnudado con fuerza problemas como malas prácticas comerciales de países extranjeros que ponen en riesgo la supervivencia de la cadena textil y de confecciones en Colombia.

En Inside LR, Gustavo Alberto Lenis, presidente de Fabricato, habló sobre la importancia de que el Gobierno Nacional tome medidas de protección para el sector, así como de las proyecciones para la compañía en este año.

¿Cuál fue el impacto que tuvo Fabricato con la llegada de la pandemia en términos de ventas y producción?

En términos de ventas hubo un decrecimiento muy importante. Fabricato vendió cerca de $70.000 millones menos y nosotros tuvimos un mejor desempeño en las ventas nacionales que internacionales, esas se cayeron. Nosotros tenemos negocios con confeccionistas que exportan, que hacen maquilas para marcas importantes en Estados Unidos y Europa, y ese negocio se fue a cero.

El primer semestre fue supremamente duro, prácticamente se paró la planta.

¿Cómo lograron que, con 22% menos de ingresos, la utilidad bruta mejorara en más de $2.000 millones?

Cuando uno empieza a pasarla mal, tiene que recurrir a todo y eso fue lo que pasó en Fabricato. Se optimizaron los gastos, fuimos un poco más eficientes y por eso pasamos de un Ebitda de $2.000 millones en 2019 a $11.000 millones en 2020, es decir, hubo una mejora de $9.000 millones de Ebitda.

La segunda parte del año hubo una reacción en el mercado colombiano, mientras que el mercado del exterior siguió igual de mal y nosotros, con lo justo, sin horas extras, con muchos menos gastos, fuimos capaces de producir lo mismo.

La rentabilidad mejoró mucho y por eso los resultados de Fabricato, aunque no son buenos, son menos malos que en 2019.

¿Qué están haciendo para reducir gastos operativos y costos para ser más eficientes?

Todos los contratos a término indefinido se dejaron vencer y no se renovaron, en los gastos administrativos hay unos ahorros importantísimos. Hubo, en algunos meses, gente que se tuvo que mandar a la casa porque no había trabajo, pero cuando se reactivó, que fue en el segundo semestre, llamamos a todos y trabajaron común y corriente.

¿Cuándo estará lista ciudad Fabricato y qué nuevos proyectos inmobiliarios vendrán?

Ciudad Fabricato tiene varias etapas, nosotros estamos en la parte de vivienda, que en total son más de 2.000 apartamentos, ya hay tres torres prácticamente acabadas y vendidas, otra que se está construyendo y las ventas van bien.

El centro comercial tiene un retraso muy corto, se iba a inaugurar en agosto, pero ahora se va a inaugurar en septiembre de este año, la primera etapa.

Tenemos un parque industrial en Rionegro, ahí también hemos mejorado la ocupación porque solamente estamos alquilando bodegas. En la pandemia tuvimos incluso que renegociar casi todos los alquileres y extender plazos porque la situación fue complicada.

¿Cuál será el foco en exportaciones, contando que muchos países están cada vez protegiendo más sus industrias?

Nosotros consideramos que la industria textil tiene que ser tratada como toda la cadena, no solamente nosotros que somos los que fabricamos las telas, sino también los que confeccionan y venden.

Opino, que hasta ahora, aquí no ha habido una protección a la industria local. Apenas el Gobierno está reaccionando con unos aranceles para las prendas, no para las telas.

En Latinoamérica los países textileros como México, Brasil, Perú y Argentina fijaron unos aranceles para proteger a la industria del oriente, hablando de la India y China; y Colombia no, Colombia tiene unos aranceles que no significan una barrera de entrada importante.

El Gobierno Nacional ya ha anunciado un arancel, ¿usted cree que se queda corto?

Yo creo que frente al arancel del cual está hablando el Gobierno, independientemente de si es corto o no, estoy de acuerdo.

Aquí hay otras cosas que hay que controlar, por ejemplo, el contrabando en textiles es gigante, hay que controlar el origen de la prenda.

Solo tomando una referencia, que es el denim, se estima que el consumo en Colombia puede ser alrededor de 90 millones de metros y el contrabando un poco más de 20 millones de metros.

Además, en Brasil, a las telas le tienen 30% de arancel, México 40% y en Colombia 15%, y debería ser más, especialmente en donde sabemos que hay dumping.

¿Ya tienen un diagnóstico sobre las partidas arancelarias con China e India que afectan al sector de cara a iniciar un proceso de defensa comercial y antidumping ante el Ministerio de Comercio?

Nosotros tenemos unas telas identificadas y si uno es capaz de sumar las materias primas y esa suma da el precio final de importación, ¿dónde está el resto? Los salarios de China e India son más bajos que los nuestros, entonces nosotros tenemos que ser eficientes con tecnología, pero el problema de nosotros son las prestaciones sociales, los salarios, la luz, el agua, que en la industria textilera es importante. Sin duda, la supervivencia de toda la cadena textil y confecciones depende que se impongan estas medidas de protección.

¿Cómo cerraron el primer trimestre y cuánto esperan crecer este año?

El primer trimestre va a ser el mejor de los últimos siete años. Sin embargo, el primer trimestre no es bueno en ventas, es todo lo contrario, relativamente flojo, pero estamos creciendo muy bien en margen bruto. El foco de nosotros no es crecer en ventas, sino en margen bruto.

Fabricato lleva muchos años perdiendo plata, pero patrimonialmente es una compañía muy fuerte y por eso se metió en la construcción, aunque mi pregunta es, ¿qué va a pasar el día que peguemos el último ladrillo y no hayamos logrado que la compañía dé utilidad? La tarea de nosotros es llevar la compañía a dar utilidad y eso es vía margen, no volumen.

¿Qué proyectos tienen para este año?

Nosotros desarrollamos la tela ignífuga contra incendios, ya pasó las primeras certificaciones, falta una sola. Tenemos también unos proyectos de mejoramiento de la planta. Somos una fábrica amigable con el medio ambiente, lo que es paradójico porque la industria textil es altamente contaminante, pero nosotros tenemos una planta de tratamiento de aguas residuales grande. Ahí tenemos un proyecto para mejorar ese porcentaje de reutilización del agua.

También tenemos proyectos muy enfocados en mejorar la eficiencia en la planta, es decir, casi que en todo el proceso industrial.

El monto de inversión está por encima de $50.000 millones. El resultado de ciudad Fabricato está destinado al mejoramiento del proceso industrial.

¿Considera que este año lograrán cifras positivas?

No está fácil llegar este año a cifras positivas, pero es nuestro objetivo. El año pasado lo cerramos con un margen de 8,4% de rentabilidad bruta, hoy vamos en 13,7%. Falta mejorar desarrollando productos especializados, pero también buscando la eficiencia y recortando gastos. Es una tarea integral que estamos desarrollando. No estoy muy seguro de si vamos a llegar a punto de equilibrio este año.

¿La pandemia cambió el negocio textil?
Sí, por ejemplo, en Estados Unidos el año pasado el tejido de punto, que es el de algodón, se le comió al tejido plano 9 puntos de mercado por la comodidad. Si uno va a estar en la casa todo el día, uno se viste con una camiseta y pantalones cómodos. También los blue jeans de ahora no son los rígidos de antes y hemos venido incursionando en ese mercado y es el que está significando las exportaciones para nosotros hoy en día.

¿Qué opina de la reforma tributaria?
Es un momento muy difícil para declararse en contra de una reforma tributaria por la situación del país. Yo sí creo que hay impuestos regresivos, pero en este momento el déficit fiscal es gigante y hay que pagar la pandemia. La evasión en Colombia es gigante y yo creo que ahí se ha hecho poco en todos los Gobiernos. Tendríamos que buscar cómo incluimos mucha más gente que pague impuestos y no que se queden en cabeza de unos pocos.

¿Qué opina de la posibilidad de que el sector privado adquiera vacunas contra el covid-19?
No lo hemos considerado, pero tenemos que buscar en Colombia cómo aceleramos la vacunación porque no podemos llegar a fin de año sin la inmunidad de rebaño.

Tomado de: La República

Posted in Noticias and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .